Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad.       Cerrar       Más información

Estructuras educativas europeas

La respuesta de la universidad mediante el proyecto «Tuning»

En el verano de 2000, un grupo de universidades europeas aceptó colectivamente el reto formulado en Bolonia y elaboró un proyecto piloto denominado «Tuning - Sintonizar las estructuras educativas de Europa». Los integrantes del proyecto pidieron a la Asociación Europea de Universidades (EUA) que les ayudara a ampliar el grupo de participantes, y solicitaron a la Comisión Europea una ayuda financiera en el marco del programa Sócrates.

El proyecto Tuning abordó varias de las líneas de acción señaladas en Bolonia y, en particular, la adopción de un sistema de titulaciones fácilmente reconocibles y comparables, la adopción de un sistema basado en dos ciclos y el establecimiento de un sistema de créditos. El proyecto Tuning contribuyó también a la realización de los demás objetivos fijados en Bolonia.

Más concretamente, el proyecto se propuso determinar puntos de referencia para las competencias genéricas y las específicas de cada disciplina en una serie de ámbitos temáticos: estudios empresariales, ciencias de la educación, geología, historia, matemáticas, física y química.

Las competencias describen los resultados del aprendizaje: lo que un estudiante sabe o puede demostrar una vez completado un proceso de aprendizaje. Esto se aplica a las competencias específicas y a las genéricas, como pueden ser las capacidades de comunicación y de liderazgo. Para conseguir definir las competencias se consultó a personal universitario, estudiantes y empresarios sobre aquellas esperables en los titulados.

Las competencias se definieron como puntos de referencia para la elaboración y evaluación de los planes de estudio, y no pretendieron ser moldes rígidos, permitiendo así dotar a los planes de estudio de flexibilidad y autonomía, pero, al mismo tiempo, introducciendo un lenguaje común para describir los objetivos de los mismos.

Unas 100 instituciones, representativas de diferentes países de la UE y del EEE, participaron en la primera fase del proyecto (años 2000-2002), el cual fue coordinado por las universidades de Deusto (España) y Groningen (Países Bajos). El proyecto Tuning se apoyó en anteriores experiencias de cooperación realizadas en el marco de los Proyectos de redes temáticas de Sócrates-Erasmus y de los proyectos piloto ECTS

El término Tuning (afinar en términos musicales) fue elegido para el proyecto con la intención de transmitir la idea de que las universidades no pretenden armonizar sus programas de titulación, ni ningún tipo de planes de estudios europeos unificados, obligatorios o definitivos, sino simplemente fijar puntos de referencia, convergencia y comprensión mutua. Desde el principio del proyecto Tuning se persiguió ante todo proteger la rica diversidad de la educación europea, y no se pretendió en absoluto restringir la autonomía del mundo académico y de los especialistas de cada disciplina, ni menoscabar a las autoridades académicas locales y nacionales.

 La metodología Tuning

En el marco del proyecto Tuning, se elaboró una metodología que tuvo como fin entender los planes de estudios y hacerlos comparables. Se eligieron cuatro grandes ejes de acción:

1) competencias genéricas

2) competencias disciplinarias específicas

3) el papel del sistema ECTS como sistema de acumulación

4) la función del aprendizaje, la docencia, la evaluación y el rendimiento en relación con el aseguramiento y la evaluación de la calidad.

 

Durante la primera fase de Tuning se hizo especial hincapié en los tres primeros ejes, y se prestó menos atención al cuarto, debido a problemas de tiempo, pero este último ocupó un lugar preeminente en la segunda fase del proyecto (2003-2004).

En cada eje se ha trabajó siguiendo un proceso definido. El punto de partida consistió en información actualizada sobre la situación a escala europea. A continuación se reflexionó sobre esta información, que fue debatida por equipos de expertos en los siete ámbitos temáticos relacionados. El trabajo de estos equipos, validado por las redes europeas correspondientes, facilitó la comprensión, el contexto y las conclusiones que fueron válidas a escala europea. Los cuatro ejes de acción facilitaron a las universidades «afinar» sus planes de estudios sin perder su autonomía y su capacidad de innovación.

 Fase II de Tuning

La segunda fase del proyecto (2003-2004) se basó en los resultados de la primera (2000-2002).

En esta segunda fase, el proyecto se consolidaron sus resultados junto con una serie de interesados (asociaciones profesionales, empleadores, agencias de aseguramiento de la calidad, etc.), se amplió su campo de acción a los países candidatos y a los que se encontraban en vías de adhesión, así como a otros ámbitos (interdisciplinario y disciplinas orientadas hacia el mundo del trabajo), y transferió su metodología a las redes temáticas Sócrates-Erasmus. La Fase II del proyecto prestó especial atención al cuarto eje de acción: la función del aprendizaje, la docencia, la evaluación y el rendimiento en relación con el aseguramiento y la evaluación de la calidad.

Un objetivo más general del proyecto Tuning fue servir de plataforma para el intercambio de experiencias y conocimientos entre países, instituciones de educación superior y personal en lo que se refiere a la aplicación del proceso de Bolonia a escala europea, con el fin de facilitar una mayor transparencia de las estructuras educativas e impulsar la innovación, mediante la comunicación de las experiencias y la determinación de buenas prácticas, al objeto de generar la convergencia en la educación superior en Europa.

Para ello, el proyecto Tuning actuó de forma coordinada con todos los agentes que participaron en el proceso de ajuste de las estructuras educativas europeas: universidades y personal universitario, estudiantes (ESIB), Conferencias de Rectores (EUA), EURASHE, agencias de aseguramiento y acreditación de la calidad (ENQA), los centros ENIC-NARIC, el grupo de seguimiento de Bolonia, los ministerios de educación, la Comisión Europea, los empresarios y las asociaciones profesionales.

 Actividades de la Fase II

Validación y consolidación

  • El ajuste más preciso de los resultados de los ejes 1 y 2 (determinar los puntos de referencia para las competencias genéricas y competencias disciplinarias específicas del primer y segundo ciclo de las titulaciones, incluidos los descriptores de nivel) en las siguientes disciplinas: estudios empresariales, ciencias de la educación, geología, historia, matemáticas, química y física. Estos puntos de referencia para planes de estudios basados en competencias acordadas facilitarán el reconocimiento y la integración europea de las titulaciones. Deberán introducirse también para el funcionamiento de la enseñanza a distancia y el aprendizaje permanente.
  • Validación de los resultados de los ejes 1 y 2 junto con los principales interesados: universidades, empleadores, asociaciones profesionales, estudiantes y agencias de aseguramiento y acreditación de la calidad, centros de información sobre el reconocimiento académico.
  • Asociación de las redes temáticas Sócrates-Erasmus existentes, haciéndoles partícipes de los resultados y experiencias del proyecto piloto Tuning para su ulterior actualización y utilización dentro de dichas redes, que operan como plataformas de consulta con otros interesados.
  • Un mayor ajuste de la metodología general para medir la carga del trabajo desarrollado como parte de la fase I de Tuning, para conseguir que sea funcional y para probarla en el plano de los ámbitos temáticos.
  • Establecimiento de un vínculo entre competencias y créditos ECTS, al objeto de probar el uso del sistema ECTS como instrumento para la elaboración de planes de estudio.
  • Desarrollo del papel de los diferentes enfoques en lo que se refiere a la docencia, el aprendizaje, la evaluación y el rendimiento, en el marco de la elaboración de planes de estudio.

 

 Participación en la Fase II

En la primera fase se seleccionaron básicamente universidades según el concepto tradicional, con lo que se pretendía cotejar más fácilmente los ámbitos temáticos seleccionados y tener un tipo de institución comparable en los diferentes países. Para evitar posibles complicaciones adicionales del proyecto, se seleccionaron ámbitos temáticos bien delimitados en siete campos científicos. Se esperaba que así resultara más fácil la evaluación comparativa de los perfiles profesionales y de los resultados deseados, en términos de conocimientos, capacidades y competencias.

Una vez que este enfoque demostró su eficacia, se planteó el nuevo reto de aplicar los resultados del proyecto Tuning a diferentes tipos de ámbitos temáticos. Así, en la segunda fase, la metodología Tuning se aplicó en dos nuevos ámbitos temáticos: un programa interdisciplinario para el que se seleccionaron los estudios europeos, y una ciencia aplicada, para la que se escogieron los estudios de enfermería. Ambos debieron servir de ejemplo para tipos comparables de ámbitos temáticos. Otra tarea fundamental fue hacer que participaran instituciones de los países en vías de adhesión y los países candidatos.

En consecuencia, el núcleo formado por unas 100 instituciones, se amplió con otras 30, quince de las cuales provinieron de los países en vías de adhesión y los países candidatos. A mediados de diciembre de 2002 se publicó una convocatoria para la participación en dos nuevos ámbitos temáticos: estudios europeos y enfermería. La convocatoria fue distribuida con el apoyo de las agencias nacionales, los centros NARIC, la Asociación de la Universidad Europea (EUA), y la Asociación Europea de Instituciones de Enseñanza Superior (EURASHE). Los siete grupos existentes fueron ampliados con un nuevo miembro de cada país en vías de adhesión y de cada país candidato, que fue propuesto por las redes temáticas y los grupos de área del Tuning.

 Documentación complementaria: Proyecto tuning