Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad.       Cerrar       Más información

Noticias

08-07-2010

Preparados para el futuro

Opciones

  • Imprimir Imprime esta noticia
  • Enviar Enviar a un amigo

La plena implantación de los grados, que sustituyen a las diplomaturas y licenciaturas, llegará el próximo curso 2010/11 a todas las universidades españolas. Unas titulaciones que responden al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), fijado en la Declaración de Bolonia, firmada en 1999 por los ministros con competencias en Educación Superior de 29 países europeos y que da su nombre al Plan Bolonia.

 Las antiguas licenciaturas y diplomaturas desaparecen, excepto para aquellos que las estén cursando actualmente –continuarán impartiéndose hasta su conclusión–, para dar paso a la nueva denominación de la carrera que tendrá una duración de cuatro años. Esto supone que las licenciaturas se reducen un año y las diplomaturas aumentan otro, aunque hay excepciones como los grados de Medicina y Arquitectura, que se harán en seis y cinco años, respectivamente, dada su complejidad. Asimismo, el máster de posgrado será obligatorio para abogados, ingenieros superiores y profesores de secundaria.

El objetivo del EEES no es homogeneizar los sistemas de Educación Superior europeos, sino aumentar su compatibilidad y ‘comparabilidad’, respetando su diversidad. Para que las titulaciones oficiales sean válidas en toda Europa se han fijado tres niveles o ciclos: Grado, Máster y Doctorado. Asimismo, se permite la movilidad del alumnado, titulados, personal docente e investigador y personal de la administración y servicios de las universidades por  todo el EEES, creándose un único campus europeo.

 Los defensores del plan Bolonia creen que es un cambio a mejor, sobre todo porque la universidad tendrá una apariencia más práctica y se convertirá en una escuela de futuros profesionales con una investigación rentable. Por el contrario, sus detractores critican la falta de diálogo a la hora de aplicar este nuevo modelo y reclaman que no se hayan destinado mayores recursos para renovar los campus. Y es que esta reforma, además, traerá consigo la creación de nuevos grados.

El ministro de Educación, Ángel Gabilondo, consideró que el próximo curso se introducirá una revolución metodológica que despedirá a la lección magistral para dar paso a unas clases más participativas. En la evaluación contarán las horas que el alumno pasa en clase, las que invierte en casa, en la biblioteca o en el laboratorio, por ejemplo, con la supervisión del tutor. Además, el plan Bolonia multiplica la oferta formativa para lograr una mayor especialización en la formación universitaria.

El Gobierno se ha comprometido a mantener el sistema actual de becas y ayudas con el nuevo sistema, pero a la vez ofrece un novedoso sistema de préstamos-renta universidad con los que completar las becas, siguiendo el ejemplo  de otros países del entorno. España además ofrece los préstamos a estudiantes a interés cero para quien quiera cursar un máster oficial o mejorar su formación de posgrado mientras está trabajando en Europa, Estados Unidos y Canadá.

Autora: Anabel Zazo

Fuente: http://www.mercado-dinero.es