Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad.       Cerrar       Más información

Noticias

11-05-2010

Nuevos estudios en un entorno más competitivo

Bolonia ofrecerá a los técnicos en prevención de riesgos laborales una formación mucho más práctica y adecuada a las necesidades reales de las empresas.

Opciones

  • Imprimir Imprime esta noticia
  • Enviar Enviar a un amigo

El proceso que nos lleva al Espacio Europeo de la Educación Superior (EEES)
–que promueve la convergencia de los distintos sistemas para mejorar la transparencia y la compatibilidad– tendrá consecuencias evidentes en la formación de los profesionales dedicados a la prevención de riesgos laborales (PRL), una actividad básica si se tiene en cuenta que, según los últimos datos de 2008 proporcionados por un estudio del Grupo de Trabajo de Prevención de Riesgos Laborales AMAT, en España se produjeron 828.941 accidentes de trabajo con baja en jornada de trabajo –7.064 graves y 831 mortales–, y 11.926 enfermedades profesionales con baja. Además hubo otros 93.312 accidentes de trabajo in itinere y 824.286 percances laborales y enfermedades profesionales sin baja. Las primas que pagaron las empresas por la cobertura del seguro ascendieron en 2008 a 7.850 millones de Euros, un 0,8 % del PIB.

En este escenario, los sistemas de protección social tienden hacia una Seguridad Social Dinámica, basada tanto en la integración de actividades que previenen las contingencias que se protegen, como en actuaciones de rehabilitación y reinserción, para evitar mermas en la base de cotizantes.
La inversión en 2008 de las mutuas en prevención con cargo a cuotas –56,2 millones de euros– se puede calificar de "muy rentable para el Sistema de Seguridad Social", ya que por cada euro invertido se ahorraron 2,02 en prestaciones.

Resulta igualmente rentable para las empresas, ya que por cada euro dedicado a las actividades preventivas se consiguen ahorrar 18,12 euros de gasto adicional a las compañías. Trasladando estos datos al presupuesto de gastos del sector de mutuas en el capítulo de seguridad e higiene del ejercicio 2008 el ahorro se cifró en unos 1.018,34 millones de euros.

Por lo que se refiere a la necesaria formación sobre la prevención, en el escenario previo a Bolonia el Reglamento de los Servicios de Prevención habla de tres niveles de funciones (básico, intermedio y superior, que tienen que ver con la habilitación profesional), a los que se les atribuyen asimismo otros tantos niveles de formación mínima.

Ángel Javier Vicente, director de recursos humanos de la Sociedad de Prevención Fremap, explica que la formación intermedia no puede ser impartida ya más que por la FP reglada, mientras que la de nivel superior anterior a Bolonia consta de 350 horas de formación teórica común, 100 horas de especialidades técnicas –seguridad en el trabajo, higiene industrial y ergonomía y psicosociología aplicada– , y 150 horas de prácticas y trabajo de especialización.

Julio Cordero, vicedirector de los másteres en prevención de riesgos laborales de la Universidad de Salamanca, asegura que este escenario "no sólo tiene que ver con Bolonia. La última modificación del reglamento de los servicios de prevención permite afirmar que será la Universidad únicamente la que pueda impartir esta formación. Y eso redundará en la mejora de la calidad de la docencia y del aprendizaje".

Cordero asegura que en el marco del EEES aún se debate si será un título universitario de grado de cuatro años o un título oficial de master universitario de uno o dos años. El experto se muestra partidario de esta segunda opción, con una duración de dos cursos. El profesor de la Universidad de Salamanca mantiene que se ha superado el peligro de confusión que podría provocar el que los títulos de PRL carecieran de contenidos comunes en sus planes de estudios.

Especialidades

En todo caso, tanto Cordero como Vicente apuestan por que los titulados superiores lo sean en las tres especialidades de seguridad en el trabajo, higiene industrial y ergonomía y psicosociología aplicada.

El director de recursos humanos de la Sociedad de Prevención Fremap añade que "a largo plazo, el nuevo escenario de Bolonia será productivo, y la formación resultante implicará una visión mucho más práctica de lo que ha de ser un técnico en prevención. Esto supone modelos de relación entre la Universidad y la empresa que responden a las verdaderas necesidades de esta".

Ángel Javier Vicente concluye que "con o sin Bolonia, la calidad de los profesionales está asegurada, y el cambio no afectará al servicio que se da al cliente final. Los problemas de este sector no son formativos, sino que vienen de un exceso de operadores. Se necesita una autoregulación que rebaje la cantidad de éstos, algo que redundaría verdaderamente en la calidad del servicio".

Fuente: http://www.expansionyempleo.com/