Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad.       Cerrar       Más información

Noticias

15-02-2010

La Politécnica retirará la matrícula a los alumnos que falten a clase sin justificación

Opciones

  • Imprimir Imprime esta noticia
  • Enviar Enviar a un amigo

-  Se podrá aprobar un bloque de asignaturas aunque en alguna no se logre el 5
-  Para conseguirlo la media de todas las materias tendrá que superar el seis
-  La Universidad Politécnica de Valencia promoverá la evaluación continua

Los alumnos de las nuevas titulaciones de la Universidad Politécnica de Valencia (UPV) adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) contarán con una evaluación curricular, que permitirá aprobar un bloque de asignaturas en su conjunto aunque alguna de ellas no haya alcanzado la puntuación de cinco y siempre que la media de todas sea superior a un seis.

Además, a los estudiantes de una determinada materia que no acudan a clase de manera reiterada y sin justificación se les podrá anular la matrícula de dicha disciplina.

Estas son algunas de las principales novedades que recogen las normativas de régimen académico y evaluación y de progreso y permanencia que fueron aprobadas en el último Consejo de Gobierno de la institución académica.

Ambas normas, presentadas este viernes por el vicerrector de Estudios y Convergencia Europea de la UPV, Miguel Ángel Fernández Prada, recibieron el voto favorable de todos los representantes del órgano a excepción de los estudiantes, que se abstuvieron.

De Prada consideró positiva esta circunstancia, ya que pone de manifiesto que los alumnos, "no están en contra" de los cambios, aunque pueda no existir un total acuerdo en algún punto, así como que "reconocen la exigencia de esta universidad".

Lucha contra el absentismo

Uno de los objetivos de la reforma de la normativa de régimen académico y evaluación del alumnado es desincentivar el absentismo de los estudiantes, que alcanza un porcentaje "muy alto", señaló De Prada, que apostilló que esta es una queja generalizada en las entidades educativas superiores.

Las nueva regulación pone el acento en el "derecho y el deber" de los estudiantes de llevar a cabo un adecuado seguimiento de las actividades docentes como "elemento fundamental" para poder desarrollar métodos activos de aprendizaje. Por ello, un profesor podrá solicitar que se anule la matrícula de la asignatura a un alumno que de forma repetida no asista al aula.

No obstante, se prevé la posibilidad de que, con causa justificada, estudiantes que por razones laborales, de práctica deportiva de alto nivel, enfermedad u otras similares, no puedan hacer un seguimiento ordinario de las actividades docentes, resulten exentos de la obligación de asistencia a las clases.

De Prada hizo notar que el coste de los estudios de cada estudiante es "muy superior a las tasa que se abona por matrícula". De hecho, lo que paga un alumno para cursar 60 ETCS en primera matrícula con los precio oficiales cubre entre el 11 y el 12% de lo que cuesta que esa persona esté en la universidad, un dato "que debe llevar a la responsabilidad", incidió.

Evaluación continua

Otra de las apuestas es que se prima la evaluación continua a lo largo del curso, mientras que los exámenes finales pasarían a tener una importancia secundaria como herramienta complementaria de evaluación.

Así, se introduce el concepto de evaluación por currículum, mediante el cual se posibilita la superación agregada de un grupo de asignaturas en su conjunto, es decir que será posible que un alumno apruebe una materia con una nota, por ejemplo, de 4,5 si la media de todo el bloque es mayor de 6.

Serán los propios centros los que decidan si esta agregación que puede tener carácter temporal -durante un curso- o disciplinar, y afectar a varias materias de diferentes cursos. Esta fórmula se enmarca en la filosofía del EEES, donde pierde fuerza el concepto de asignatura para valorarse el de adquisición de competencias.

Además, se crea la figura del Contrato-Programa, que suscribirán los organismos responsables de cada título y los departamentos encargados de la docencia como "herramienta para regular las condiciones en las que se deberá impartir la docencia de una determinada asignatura, definiendo el nivel de calidad exigible", explicó el vicerrector.

Sin exámenes de septiembre

En el marco del Proceso de Bolonia, la Politécnia decide también modificar el tradicional calendario académico para que el curso, incluyendo los procesos de evaluación, firma de acta de calificaciones -no habrá evaluación en septiembre a excepción de los trabajos de fin de carrera- y de matrícula, finalice el 31 de julio y empiece en los primeros días de septiembre.

El objetivo es "facilitar la movilidad de los estudiantes y profesorado y al mismo tiempo evitar el actual solapamiento de las últimas evaluaciones del curso anterior con el comienzo del curso siguiente durante el mes de septiembre".

Condiciones de permanencia

Por lo que respecta a las condiciones de permanencia, los criterios básicos son exigencia mínima de superación de 12 créditos europeos ECTS en el primer curso de estancia; la necesidad de aprobar la totalidad del primer curso en dos cursos académicos, para el caso de los grados -aunque una Comisión de Permanencia estudiará si se concede un año más en casos excepcionales--; y la necesidad de mantener un mínimo rendimiento académico a lo largo del resto de la carrera, establecido en términos de créditos aprobados iguales o superiores al 50% de los créditos matriculados. En este punto, De Prada concretó que para que el bajo rendimiento provoque desvinculación de la universidad deberá producirse durante dos años seguidos.

El documento agrega que para promocionar a segundo curso de los títulos de Grado, el alumno debe aprobar en primero un número mínimo de ECTS que cada centro fijará dentro de un rango de entre 48 y 60 ECTS.

Tampoco es posible matricularse más que de dos cursos consecutivos y, además, será preciso matricularse de todas las asignaturas pendientes de superar del curso anterior para poder matricularse de alguna asignatura de un curso.

Por último, se contempla también la dedicación a tiempo parcial, para dar cabida a aquellos estudiantes que, con causa justificada, no pueden atender sus estudios en un curso completo.

Fuente: http://www.elmundo.es