Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad.       Cerrar       Más información

Noticias

17-08-2009

España, favorita entre los estudiantes europeos

Es el país que más universitarios de Europa recibe y el segundo que más envía, según la CE.

Opciones

  • Imprimir Imprime esta noticia
  • Enviar Enviar a un amigo

Un total de 162.695 alumnos estudiaron en otro país europeo distinto al suyo durante el curso 2007/2008. Entre ellos, 27.831 —principalmente italianos, franceses y alemanes— escogieron España como destino para continuar sus estudios, según el último informe realizado por la Comisión Europea. Sin embargo, no en todos los países que participan en el programa de becas Erasmus la demanda tiene tanto éxito como en el territorio español. Diez de los 33 países que conceden estas becas han obtenido un crecimiento negativo en el número de alumnos becados.
Esto lleva a que, para conseguir el objetivo de la Unión Europea de que en 2012 se movilicen tres millones de estudiantes, se necesitaría elevar el crecimiento anual medio del 2,1 al 8%. Actualmente, se estima que sólo cuatro de cada cien estudiantes europeos recibe una beca Erasmus en algún momento de sus estudios. A pesar de ello, los países que más estudiantes reciben del extranjero siguen manteniendo sus cifras altas. España está a la cabeza, seguida de los 20.503 que recibió Francia y los 17.801 de Alemania. Además, nuestro país está en segundo lugar en la lista de los que más alumnos envían a otros países europeos —principalmente Italia, Francia y Reino Unido— con 23.107, apenas superado por los 23.553 de Alemania y seguido por Francia, que cuenta con 22.556.

Para todos los gustos

No hay unas características específicas que definan al estudiante que solicita la beca Erasmus. Principalmente pertenecen a carreras de ciencias sociales, empresariales y derecho. En segundo lugar, se encuentran los alumnos de humanidades y arte, por delante de los ingenieros industriales y de construcción. La principal razón es que estas carreras son las que más facilidades tienen a la hora de que sus asignaturas sean convalidadas y la metodología del profesorado se ajuste a la del país de procedencia. También cabe destacar que un remarcado 62% del alumnado es mujer y que, aunque la estancia puede ser de tres meses a 12, la duración media de estos estudiantes en el extranjero es de seis meses y medio.Además, para el curso 2007/2008 los estudiantes becados contaron con una concesión media de 242 euros, lo que supone un incremento del 26% respecto al año anterior.

Pero estas becas no están destinadas sólo a estudios. Entre las nuevas oportunidades ofrecidas por Erasmus, la movilidad de los estudiantes para la realización de prácticas en empresas u organizaciones es una de ellas. En el curso 2007/2008 un total de 20.002 becas fueron concedidas con este fin y es probable que aumente en el futuro, al ser cada vez más demandada. También en esta modalidad del Erasmus, España es el país que más europeos recibe: 3.298. En cambio, no está entre los que más envían. En cuanto a los sectores más populares, se encuentran el científico y el técnico en primer lugar, y el de educación en segundo lugar. En este caso, la concesión llega a los 409 euros y la estancia media es de 4,3 meses, siendo el máximo 12.

 El profesorado también tiene la opción de ejercer su profesión en el extranjero. Desde la introducción de este tipo de intercambio, casi 200.000 docentes y personal universitario han participado. Y de nuevo España está entre los tres países que más profesionales envía y recibe cada curso. Principalmente, son profesores de ciencias sociales.

Dos de cada diez universitarios estudiarán en el extranjero en 2020 

Los ministros de educación de los países participantes en el Proceso de Bolonia se han marcado como objetivo prioritario mejorar notablemente la movilidad de los estudiantes europeos. Pretenden que un porcentaje mayor del alumnado se forme fuera de su país a través de periodos de estudios o prácticas en empresas. Se estima que dos de cada diez universitarios estudiarán en el extranjero en 2020.

Para ello, la adaptación de Bolonia a la universidad debe dar sus últimos pasos. Es necesario favorecer la concesión de visados y garantizar el reconocimiento de créditos y títulos europeos para conseguir el objetivo de los ministros. Expertos aseguran que estudiar fuera será más fácil porque los requisitos son compatibles en los 46 países pertenecientes al Espacio Europeo de Educación Superior (EEES).

Autora: María Medina

Fuente: http://www.gaceta.es