Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad.       Cerrar       Más información

Noticias

19-12-2009

El I Foro de Postgrado desvela los secretos del nuevo universo máster Toda la información de cómo, dónde y... cuánto, en IFEMA

Opciones

  • Imprimir Imprime esta noticia
  • Enviar Enviar a un amigo
Si antes eran másteres privados y públicos, magíster, expertos universitarios y decenas de miles de cursos superiores, hoy, son todos estos y más. Con la llegada del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) y la especialización avanzando al mismo -o más- galope que la sociedad del conocimiento, han desembarcado en el mercado español títulos oficiales, conjuntos e infinidad de programas que hacen de la tarea de elegir un máster adecuado algo más difícil que encontrar una aguja en un pajar. Por esta razón, y porque el curso de un postgrado es más que una necesidad tanto para profesionales como para personas que quieran encontrar su sitio en el mercado laboral, IFEMA ha aprovechado la mayoría de edad de AULA para independizar su sección de postgrado y convertirla en protagonista única del Salón de la Educación de Tercer Grado.
«Es una evolución natural», comenta Héctor Martínez, secretario general de la Asociación Española de Escuelas de Negocios (AEEN), para quien la organización de la oferta más que entrópica del postgrado en España necesitaba urgentemente de una cita como ésta: «Durante el último año ha habido más cambios que en los treinta anteriores. El número de programas se ha sobredimensionado y se ha llamado máster a muchos cursos que no cumplían con la calidad que se les presuponía». El universo que dibujan desde AEEN no podía ser más real y, aunque reconozcan que «ya se ha entrado en periodo de ajuste» -ejemplo de ello es la labor de esta asociación para garantizar el prestigio de los programas de sus asociados-, aún queda mucho por hacer, «como la búsqueda de la diversidad y la internacionalización hacia mercados como, por ejemplo, el latinoamericano», insiste Martínez.
Y llegó Bolonia
Sin embargo y sin salir de Europa, son todavía muchas las lecciones que deben conocer los interesados en cursar un programa de postgrado. Del lado universitario, la declaración de Bolonia ha abierto el abanico de posibilidades que, como bien explica Mª Paz Matesanz desde el departamento de Orientación de la Universidad Rey Juan Carlos, saltan de la escuela de negocios al aula magna: «Es uno de los puntos más interesantes del EEES ya que sus nuevos programas de postgrado ofrecen al alumno la posibilidad de diseñar su propio plan de estudios y obtener así la preparación específica que desea». En total, y según el Ministerio de Educación 1.719 enseñanzas verificadas que abarcan todos los ámbitos del conocimiento y que persiguen, amén de los principios básicos establecidos por el Viejo Continente [homologación internacional y movilidad] «una especialización real y efectiva que haga posible la incorporación al mercado de trabajo y la iniciación a la actividad investigadora», tal y como explican desde la URJC.
La unión hace la fuerza
Con las escuelas de negocios y las universidades ofertando nuevos títulos se hace más que necesario hablar de programas oficiales -adaptados al EEES- y no oficiales, pero, sobre todo, de titularidades. Porque si bien ambos actores mantienen algunos de sus cursos intactos, por prestigio o como seña de identidad, otros los han adaptado y, en algunos casos, las primeras se han aliado con las segundas para ofertar cursos conjuntos.
Mercedes Chacón, directora general de Formación y Orientación Universitaria del Ministerio de Educación, valora esta nueva alianza como un fruto positivo de la nueva sociedad conocimiento: «La universidad no puede entenderse como una institución separada del entorno social. Éste es uno de los pilares de los Campus de Excelencia Internacional, que buscan fomentar sinergias entre instituciones». Así, y con la garantía de la Administración -que en el caso de los títulos no oficiales se deja en manos de instituciones internacionales, si es menester-, ambos actores se embarcan en el nuevo contexto europeo de enseñanza «al que se está acompañando de la introducción de innovaciones pedagógicas». Técnicas que, nunca viene de más recordar, ponen al alumno como piedra angular del aprendizaje y que, al auspicio de Europa, hablan el mismo lenguaje de grandes escuelas de negocios hoy sus socias.

Ante esta situación y con la mirada puesta en el futuro del tercer grado, que habla idiomas, utiliza las nuevas tecnologías y se especializa a ritmo frenético, Mercedes Chacón reconoce que no sólo ve necesaria la celebración del Salón de la Educación de Tercer Grado sino que cree que es «imprescindible en un momento como éste, no sólo de transformación de la universidad, sino de toda la sociedad y de las nuevas exigencias de empleabilidad, donde la formación de postgrado puede desempeñar un papel esencial de la incorporación laboral de calidad», concluye.

Autora: Laura de Cubas L. de C.

 
Fuente: http://www.abc.es