Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad.       Cerrar       Más información

Noticias

12-05-2009

El claustro rechaza un referéndum y moratoria del Plan Bolonia en la UGR

Los 300 claustrales sólo presentan diez propuestas en la sesión sobre el EEES.

Opciones

  • Imprimir Imprime esta noticia
  • Enviar Enviar a un amigo

El órgano universitario apoya reducir los grupos de clase a cincuenta alumnos.

El claustro de la Universidad de Granada (UGR) no apoya que haya un referéndum sobre el Plan Bolonia ni tampoco una moratoria en la implantación del nuevo sistema adaptado a las exigencias europeas. Sólo hubo cinco votos a favor de esta propuesta hecha por un grupo de alumnos, tres abstenciones y ochenta y dos en contra. Esta petición, que se ha repetido hace años por parte de los alumnos, queda zanjada así en el máximo órgano de representación. Votaron 90 y el claustro lo integran 300. No fue la única propuesta de ayer, pero sí la más polémica.
Los votos a favor se emitieron sólo del sector estudiantil. Si bien, ayer también hubo algún docente que 'cuestionó' aspectos del Espacio Europeo de Educación Superior (EEES). El profesor Gálvez -Facultad de Medicina- fue claro: «He conocido cuatro planes de estudio y cada vez vamos a peor. El próximo es el corralito». Incluso dudó de que la vicerrectora responsables de los nuevos planes de estudio adaptados a Europa se lo haya leído.
Fue una evidencia de los muchos dolores de cabeza y enfrentamientos entre el profesorado que están provocando los nuevos planes de estudio. Este fue sólo el inicio de una sesión monográfica del claustro sobre el EEES que fue alabada por unos y devaluada por otros: «No sirve para nada». Otros, sin embargo, expusieron que más «vale ésto, que nada». Poco a poco el debate se produjo entre los alumnos y el profesorado, pero no hubo mucho.
Hubo poca discusión, aunque el claustro de ayer se recordará por algunas de las perlas que se soltaron en la sala. El alumno, Javier Sánchez, que fue quien en noviembre pidió un claustro monográfico, fue el que más lamentó que nadie contestara ni debatiera las propuestas que había hecho. Nadie contestó a sus preguntas sobre la continuidad de las titulaciones no rentables, implantación del crédito ECTS y muchas otras cuestiones. Fue un fiasco importante.
Los propios alumnos claustrales tampoco estaban en sintonía en todas las cuestiones que se debatieron. Fueron diez propuestas en total, pero una no se votó porque entró en el registro de la UGR tarde y no se había adjuntado en la documentación del debate. Fueron muy pocas si se tiene en cuenta que son trescientos claustrales. Ayer había un centenar escaso. En la propuesta que hizo un grupo de alumnos para que Arquitectura no se denomine grado y sí arquitecto, los estudiantes más críticos y que hicieron la propuesta del referéndum y la moratoria no los apoyaron. Esta propuesta tuvo 37 votos a favor y 61 abstenciones.
La exposición de las propuestas se hizo después de que el rector hablara durante cincuenta minutos sobre las declaraciones, normativas y estadísticas del Espacio Europeo de Educación Superior. La más extensa fue la del profesor Rafael Roa Guzmán de la Facultad de Ciencias de la Educación. Diez puntos incluía su propuesta. Entre ellos, reducir los grupos de clase a 50 alumnos, hacer un estudio real sobre el trabajo del profesorado o acortar los plazos de matrícula. Hubo 54 votos a favor, 37 abstenciones y un voto en contra.

Más apoyada fue la solicitud para reforzar al estudiante, entre otras acciones la figura del alumno parcial. Fue votada por 72 claustrales, nadie en contra y hubo diez abstenciones. No se votó, pero sí constará en acta la propuesta del profesor Peña de que se haga un estudio sobre las posibilidades reales y las necesidades humanas y de infraestructuras para implantar el EEES e incluir una asignatura en todas las titulaciones sobre prevención de riesgos laborales y medio ambiente.

Votar las propuestas 
Tras votar las propuestas y abrir varios turnos de palabra, el rector Francisco González Lodeiro dijo que se elaborará un documento con todos los puntos que se aprobaron o rechazaron ayer. Así se cerró una sesión que en principio se programó para febrero. Antes un grupo de estudiantes colocó una pancarta donde se leía: Sin voz+sin voto = estudiante.
Por supuesto, no faltaron las referencias a que el EEES privatizará la Universidad, las becas y precios del máster, entre otros. La sesión comenzó a las 10.00 horas y terminó a las 14.00 horas. Así terminó el debate de ayer, pero al proceso de Bolonia no. La implantación en serio comienza ya y si se quiere hacer bien tendrán que esforzarse mucho, según asumieron ayer algunos claustrales. En los planes piloto han participado ya en los últimos cinco años 1.500 profesores y 25.000 alumnos en 45 titulaciones.
Fuente: http://www.ideal.es