Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad.       Cerrar       Más información

Noticias

21-04-2010

Bolonia divide a los estudiantes

Opciones

  • Imprimir Imprime esta noticia
  • Enviar Enviar a un amigo

Acabados los exámenes de febrero, alumnos universitarios y de enseñanzas medias vuelven a cargar contra el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES), pero no todos apoyan las movilizaciones organizadas por el Sindicato de Estudiantes (SE) y por el movimiento asambleario "No a Bolonia". 

El Sindicato de Estudiantes ha convocado huelga en institutos y universidades y manifestaciones en una treintena de localidades, continuación de las dos "jornadas de lucha" del otoño pasado para exigir la "retirada inmediata" de los planes de Bolonia y que la crisis "la paguen los capitalistas".

Las asambleas universitarias "anti-Bolonia", que también reclaman la "paralización" del EEES y referendos en este sentido en las universidades, saldrán a la calle el día 12 con el lema "Por una universidad no mercantilizada, debate real y público".

Atrás quedan las manifestaciones "sectoriales" de estudiantes, titulados y profesores que protestaban en 2004 y 2005 contra una eventual desaparición de Historia del Arte o la "degradación" de las ingenierías técnicas.

Ahora, los boicoteos a autoridades académicas y políticas, a veces violentos, los encierros en facultades y rectorados de universidades de Barcelona, Valencia y Madrid, principalmente, y las manifestaciones se basan en otros motivos, que el Ministerio de Ciencia e Innovación se afana en rebatir.

Los peligros son, según los alumnos movilizados, la "privatización" de la universidad pública por la presencia creciente de empresas, la "mercantilización" de los máster oficiales, los obstáculos para compaginar trabajo y estudio o la desaparición de las carreras "no rentables".

"Están confundiendo a los estudiantes, la privatización de la universidad es irreal, nada tiene que ver con ningún documento de Bolonia", replica en declaraciones a EFE el portavoz de la Federación de Asociaciones de Estudiantes Progresistas (FAEST), Antonio Casas.

Otra cosa es, precisa, que las administraciones recortasen la financiación; eso sí pondría "en riesgo" el carácter público de la universidad.

"Seguramente haya errores que corregir -dice-, pero la idea básica del Espacio Europeo es positiva".

El secretario general del SE, Tohil Delgado, opina que Bolonia es una "contrarreforma" que el Gobierno lleva adelante "sin intención de negociar nada" con los estudiantes.

"Claro que queremos converger con Europa: en el 40 por ciento de estudiantes becados -enfatiza-, en el 2 por ciento del PIB que algunos países dedican a la universidad pública; a esa Europa sí que nos queremos parecer", no a la de los recortes sociales.

La portavoz de la asamblea coordinadora de estudiantes de Madrid, Olga Arnaiz, considera propaganda, no información, los especiales sobre Bolonia que la Conferencia de Rectores y el Ministerio han incluido en sus web.

Sobre las acusaciones de que son estudiantes "antisistema o radicales", se muestra "molesta" por tal "generalización" y niega que estén manipulados por partidos o sindicatos.

El secretario de la Coordinadora de Representantes de Estudiantes de Universidades Públicas (CREUP), Diego Ortega, afirma que las cosas se han hecho "a la española: tarde y corriendo", pero niega que haya faltado información.

Mientras que unos estudiantes trabajan en los órganos universitarios de representación y decisión por un "cambio provechoso", señala Ortega, a otros sólo les queda la manifestación porque han decidido "no participar".

Discrepa de los motivos de las movilizaciones, en los que "se entremezclan -asegura- problemas universitarios y sociales".

El coordinador de Universidades de la Confederación Estatal de Asociaciones de Alumnos (CANAE), Raúl Almarcha, también es contundente: "en ningún momento vamos a movilizarnos contra Bolonia, estamos en negociación para lograr el mejor modelo universitario posible y el diálogo con el Ministerio es bueno".

El alumnado se convierte en el "centro" del plan de estudios y de la universidad, con una metodología de aprendizaje y evaluación más continuas, un componente práctico mayor y una atención individualizada.

En estos momentos, unos 16.000 alumnos cursan ya planes de estudios adaptados al modelo universitario europeo en 33 universidades públicas y privadas, y en 2010-2011 todos los de nuevo ingreso se matricularán obligatoriamente en este tipo de carreras.

Fuente: http://www.heraldo.es