Al usar este sitio acepta el uso de cookies propias y de terceros para análisis, contenido personalizado y publicidad.       Cerrar       Más información

Noticias

30-04-2009

«Debemos ganarnos la confianza de la sociedad»

Federico Gutiérrez-Solana - Presidente de la Conferencia de Retores de las Universidades Españolas.

Opciones

  • Imprimir Imprime esta noticia
  • Enviar Enviar a un amigo

Tras siete años como rector de la Universidad de Cantabria, Federico Gutiérrez-Solana acaba de asumir la presidencia en funciones de la CRUE tras el cese de Ángel Gabilondo para convertirse en ministro de Educación. Sin embargo, las elecciones del próximo 22 de mayo podrían mantenerle en el cargo para los próximos dos años.

PREGUNTA.- ¿Qué supone para usted presidir la CRUE?

RESPUESTA.- Para todo rector supone un honor, un orgullo y algo que agradecer al resto de rectores que depositan su confianza en ti. La suerte que tiene ahora la CRUE es que tiene en su Comisión Permanente a un equipo entregado al bien del sistema universitario en su conjunto y una forma muy próxima de trabajar en las asambleas.

P.- ¿Presentará su candidatura para consolidarse en el cargo?

R.- La Comisión Permanente actual entiende que está haciendo un trabajo comprometido y beneficioso, por lo que vamos a procurar seguir trabajando juntos y ha habido acuerdo en que yo lidere esa candidatura.

P.- ¿No le parece poco democrático que el presidente elija de facto a su sucesor cuando designa a sus vicepresidentes?

R.- No, porque en los estatutos está marcado que cualquiera puede presentarse. Si se da tradicionalmente ese tipo de sucesión es porque supone una continuidad natural. Pero eso no está asociado a caracteres ideológicos y, además, se intenta que estén representados los diferentes sistemas.

P.- ¿Qué proyectos le gustaría impulsar desde esta plataforma?

P.- Uno es la financiación, para lo cual es imprescindible ganarnos la confianza de la sociedad. Ahí tenemos que hacer un llamamiento claro a todas las administraciones para que transmitan el mensaje de que somos una pieza clave. Eso nos abriría muchas puertas. A partir de ahí, habría que evaluar cuáles son nuestras capacidades actuales y cómo complementarlas. Mi segundo objetivo es crear un gabinete de estudios y planificación.

P.- ¿La financiación que se otorga a la Universidad es la de una institución de la que se recela?

R.- Hay muestras de que no ha calado suficientemente el papel referencial que tiene para lograr un desarrollo sostenible. Desde las universidades estamos haciendo un esfuerzo importante para tratar de hacerlo ver, pero lo que uno dice de sí mismo no tiene tanta fiabilidad.

P.- ¿Qué papel tiene la universidad en épocas de crisis?

R.- Desde luego, tiene que ser un elemento de análisis fundamental para entender cuáles han sido las causas y tratar de que esto no se vuelva a repetir.

P.- Gabilondo, ex presidente, y Rubiralta, ex vicepresidente. ¿Le parece suficiente como para dudar de la independencia de la CRUE?

R.- En absoluto. Estoy seguro de que Gabilondo va a dejar de pensar que es presidente de la CRUE. Sin embargo, el sistema universitario se va a beneficiar de que quienes están en el Gobierno son conocedores de sus capacidades, defectos, limitaciones y necesidades.

P.- ¿Se ve capaz de criticar a Gabilondo si no coincide con él?

P.- Sí, sin duda. Yo trato siempre de hacer crítica constructiva partiendo del análisis y del diálogo. Esto también se hace en la CRUE.

P.- ¿Qué le parece que el Gobierno finalmente haya repescado a Màrius Rubiralta, aunque sea como secretario general?

R.- Muy satisfactorio, al tratarse de una persona a la que valoramos y reconocemos extremadamente. Además, hay que agradecerle que, de nuevo, él haya tenido la generosidad de volver a ofrecerse para trabajar por todos ante este nuevo reto.

P.- Han expresado su temor de que la Universidad se vea perjudicada al depender de un Ministerio distinto del de Ciencia. ¿Qué barruntan?

R.- Nos preocupa que no haya suficiente coordinación y que no se entienda que la Universidad tiene tres funciones fundamentales intrínsecamente ligadas entre sí. No se puede ofrecer la mejor docencia si no somos centros de investigación. Por tanto, no podemos estar pidiendo por un lado para docencia y por otro para investigación.

P.- ¿Cree que la nueva estructura ministerial devalúa la función investigadora de la Universidad?

R.- Desde luego, vamos a luchar por que no. Si vemos que se convierte en un menoscabo para las capacidades de aprovechamiento de recursos de las universidades para investigación, lucharemos por ello. Vamos a dar un margen de confianza, porque los cambios pretenden potenciar la Universidad.

P.- ¿Está de acuerdo con el presidente del Gobierno en que el Ministerio de Garmendia, incluyendo universidades, funcionaba tan mal que era necesaria una rectificación?

R.- Si se entienden al 100% las funciones de la Universidad y están resueltos los mecanismos para apoyarla, no importa donde estemos. En su momento, sí dijimos que era necesario que los dos ministerios estuvieran coordinados, máxime cuando la educación ya no tiene límites temporales sino que va a ser, cada vez más, a lo largo de la vida.

P.- ¿Espera que la reunión de ministros de Lovaina sirva para aplacar las críticas de algunos sectores al Proceso de Bolonia?

P.- En esta cumbre se va a plantear el horizonte de 2020. Ya se ha estructurado el Espacio Europeo de Educación Superior (EEES) prácticamente en todos los países y está garantizada una forma de trabajar cuyas ventajas tenemos que rentabilizar ahora. Hay una cierta sorpresa de los representantes europeos de que aquí se cuestionen estas cosas, porque los objetivos de nuestra sociedad y la del resto de Europa son coincidentes. Lo que espero es que el análisis que se haga del EEES nos permita transmitirlo de manera tan rotunda que se rompan las barreras de inconformismo y hagamos ver que es la gran oportunidad de mejora de la calidad universitaria.

P.- ¿Cómo?

R.- Tratando, como siempre, de analizar las cosas. Desde que acabó el proceso estatutario al que nos obligó la LOU en 2002, todos empezamos a hablar de Bolonia como la posibilidad de hacer una reforma pensando en los estudiantes y que nos acercara a una mayor eficacia. A lo mejor nos hemos perdido en detalles como las atribuciones profesionales o la duración de los grados y no nos hemos dado cuenta de que debíamos transmitir fundamentalmente los valores. Ahora las universidades estamos haciendo un esfuerzo por transmitir a todos los colectivos cómo se van a beneficiar de estos cambios.

P.- ¿Cuál es el objetivo fundamental de la universidad, formar trabajadores o intelectuales?

R.- Formar personas capaces de dar servicio a la sociedad. Esas personas deben tener valores, conocimientos y saber utilizarlos.

P.- Cristina Garmendia dio luz verde a una iniciativa de la Alianza Cuatro Universidades (A4U) para impulsar el primer ranking oficial de centros. ¿Están preparados para asumir una política de financiación basada en la calidad?

R.- Yo creo que sí. Con fondos públicos, la responsabilidad debe ser extrema y, por lo tanto, es fundamental que haya objetivos a través de los cuales optimizar las inversiones. Pero no es fácil distribuir con base en determinados números, y normalmente acaba siendo muy injusto. Es importante garantizar la capacidad de hacer y, a partir de ahí, que haya partidas para alcanzar objetivos. En cualquier caso, la iniciativa no es sólo de la A4U, sino que en la CRUE se ha hablado mucho sobre la necesidad de coordinar sus informes y encontrar los parámetros en los que todos estemos de acuerdo. Éste es un tema muy delicado y es necesario hacerlo bien.


Autor: Juanjo Becerra

Federico Gutiérrez-Solana (Bilbao, 1953) se graduó en el curso 1974-1975 en la E.T.S. de Caminos, Canales y Puertos de la Politécnica de Madrid. En 1981 se doctoró con premio extraordinario en esa misma universidad y en 1984 obtuvo la plaza de profesor titular de Ciencias de los Materiales e Ingeniería Metalúrgica ya en la de Cantabria. Cinco años más tarde, accedió a una cátedra. Tras asumir la Dirección de su Facultad y dos vicerrectorados, en 2002 se convirtió en rector en funciones, curiosamente, como acaba de llegar a la CRUE.

Fuente: http://www.elmundo.es